Aplicación con soplete convencional

En este articulo abordamos un conjunto de variables importantes y que se deben tener en cuenta para la aplicación de pinturas con soplete convencional y que al ser tenidas en cuenta y controladas, permiten obtener los mejores resultados.

Presión de aire:

Siempre se usara la menor presión de aire posible que produzca el acabado deseado (2.5 - 4.0 kilos por centímetro cuadrado), si se usa una presión excesiva aumenta la neblina de pintura

 

Viscosidad de la pintura:

La viscosidad se ajustara siguiendo las instrucciones del fabricante de pintura .La dilución excesiva provoca chorreo y un espesor insuficiente de pintura.

 

Técnica de pintado:

La distancia de la boquilla de la pistola a la superficie deberá mantenerse entre 20-30 centímetros: si se acerca la boquilla se produce acumulación de pintura y el chorreo de la misma, si se aleja se produce el rebote del spray de pintura y el acabado queda con poco brillo (superficie porosa). La pistola debe mantenerse perpendicular a la superficie a pintar. El traslape entre una mano y otra debe ser un 50%.La apertura del gatillo se efectuara al iniciar la pasada y se cerrara cuando se sale de los límites de la pieza a pintar; de esta forma se evitara acumulación de pintura en los extremos del recorrido y se ahorrara pintura.

 

Seguridad del operario:

El operario debe utilizar ropa protectora y evitar respirar la neblina de pintura usando mascara para vapores de solventes orgánicos. Se recomienda el uso de cremas protectoras para la piel descubierta.

 

Merma de pintura durante la aplicación:

Se estima entre 20% a 40% sobre acero estructural. En condiciones adversas puede ser de un 50% - 60%.

 

Espesores secos recomendados de fondo más esmalte:

  • Atmósfera no contaminada, ambiente rural: 50 micras(dos manos)
  • Atmósfera medianamente contaminada, ambiente urbano o industrial moderado: 75-100 micras(tres a cuatro manos)